Mi interior convertido en un blog

Últimamente me apetece mucho escribir, pero no escribir reportajes ni entrevistas sino sentimientos, cuentos, historias e incluso como me siento. Le di varias vueltas a escribir un diario, pero tengo la app instalada y no me sale escribir ahí… Tan frío, tan cuadriculado… Así que pensé en un blog, un blog personal, íntimo, humano.

¿Otro blog? No tengo bastante con Mundo K, la radio, mi trabajo, los proyectos de actriz… Pero esto es diferente. Este es para escupir palabras, sentimientos, sin protocolo y sin tonterías. Mi día a día, mis sentimientos, mis locuras, mis historias.

Los que me conocéis realmente, porque hay mucha gente que solo conoce una parte de mi, me entenderán enseguida; los que no… me conoceréis por dentro.

Hace poco puse un post en Facebook sacando las uñas.

Fue un BASTA en toda regla, un golpe en la mesa, un ‘hasta aquí’, un ‘se acabó’… Porque hay momentos en la vida en los que te has dejado llevar tanto que reflexionas y te das cuenta de que te están tomando el pelo, queriendo o no, pero lo están haciendo; y piensas fríamente y dices NO, ya no más.

Así que justamente empiezo este blog con esa filosofía, con esa fuerza que me lleva siempre a hacer lo que quiero y lo que me gusta pese a la opinión de los demás.

Porque soy una mujer con carácter, pero sentimental; dura por fuera, pero tierna por dentro; que no lloro al romper una relación, pero si cuando un amigo me defrauda… Amo al 100% porque me gusta, porque soy así; me gusta darlo todo pero si no recibo lo esperado simplemente me alejo con una sonrisa en los labios. Porque primero de todo es el protocolo, es saber estar, es ser buena persona. Pero sobretodo el estar bien conmigo misma.

Este es un blog para conocer a la otra Kimera, la interior… Y escribiré de una sentada, sin releer, lo que salga, porque la improvisación es lo que mejor sé hacer.

Natural, como la vida misma. Sin tapujos, yo soy Kimera con K y este es mi interior convertido en blog.